A, Don José Blanco 

Entre las personas que tengo la suerte de conocer y contar como amigas, figura en un lugar de primerísimo orden el Señor José Blanco Pazos, alcalde por tres veces,  del Ayuntamiento de Negreira. Localidad perteneciente a La Coruña.  Tenemos en común dos cosas fundamentales entre otras, pero cito aquí la primera de ellas, que es que entre sus actividades a lo largo de su vida, ejerció el oficio de industrial panadero en Buenos Aires, al igual que yo y la segunda, su entrega absoluta como acto de amor hacia España y Argentina, sentimiento que también comparto en plenitud.

José Blanco Pazos, nació en el Ayuntamiento de La Baña,  de La Coruña. De muy joven emigró a Argentina donde sus comienzos fueron los de un adolescente luchador y emprendedor, luego de trabajar denodadamente como un obrero más, su horizonte estaba escrito en letras mucho más rutilantes, como he dicho antes, incursionó en la actividad de la Industria del pan y años más tarde en la rama de hoteles, convirtiéndose en un dinámico empresario. Pero, el destino le tenía reservado un compromiso social muy importante que asumiría tiempo después. 

Hórreo de Galicia

Cuando volvió definitivamente a radicarse a España, lo hizo en la Villa de Negreira, lugar donde reside en un chalet espectacularmente bello, que conserva el calor de las tradiciones gallegas. Eso no impidió que su vida contase con infinitos viajes a Argentina, país del que nunca se desvinculó, muy por el contrario, son muchísimos los amigos consecuentes allí fomentados por su gran humanidad. Una prueba de ello, es el hórreo de piedra trasladado y donado por mediación suya hasta las posesiones del Centro Galicia de Buenos Aires. En cada viaje es calurosamente recibido, en un país que siempre le abrió sus puertas y al cual no defraudó.

Premio a una trayectoria intachable:

Don José Blanco Pazos, Alcalde de Negreira desde hace aproximadamente seis años, cumpliendo con su segunda candidatura, goza de un prestigio y un cariño popular muy grande y bien merecido por cierto. Amigo de grandes de España como el excelentísimo Presidente de la Xunta de Galicia Don Manuel Fraga, o el Ministro Romay Beccaría, el Delegado Provincial de la Consellería de Obra Públicas Don Jesús Almuíña,. el Conselleiro de Obras Públicas, Política, Territorial y Vivienda Don José Cuiña Crespo, el Presidente de la Diputación Provincial Don César Lendoiro y sería innumerable la lista de personas que avalan a este hombre politica y humanamente. Cabe destacar que el rostro humano del Señor José Blanco Pazos, es de una excelsa sensibilidad hacia los problemas ajenos que llegan hasta su puerta en busca de ayuda y comprensión.

Indudablemente desde que es la autoridad máxima del gobierno de Negreira, la ciudad ha cambiado favorablemente y va camino a un crecimiento optimista. Son muchas las obras que ha llevado a cabo durante su mandato como por citar algunas, la concreción de la necesaria y valiosa ampliación, de la carretera que une a la ciudad con Bertamiráns y hacia el lado opuesto con la Costa de la Muerte. También otra de las obras que destacan es la Planta Depuradora, sin olvidar los hermosos monumentos impostados en lugares de tránsito obligado que alegran la vista del visitante. Negreira es una tierra señorial, acariciada por las aguas del caudaloso río Tambre. Con vestigios de un pasado de alcurnia y nobleza y con un presente prometedor y futurista, recibe año tras año, la afuencia de numerosos turistas que marchan encantados de sus Pazos, parajes y la acogedora calidéz de su gente.

Son muchos los proyectos a punto de hacerse realidad que tiene en mira para su pueblo Don Blanco Pazos, como por ejemplo la hermosa Guardería Infantil, o la Residencia para ancianos, o la creación del ventajoso Polígono Industrial, que indudablemente será muy positivo para la zona.

De usted amigo Blanco Pazos, tengo gratísimos recuerdos, todos amables y nostálgicos, pero no puedo dejar de mencionar en ésta página que ha sido usted, una de las mejores personas que he conocido desde mi asentamiento en España, a usted le debo mucho y le estaré eternamente agradecido. Sabe que tiene en mi familia y en mi persona, el apoyo incondicional de una amistad que usted ha ganado con creces, dada su sencilléz, su don de gente, su capacidad intelectual, pero por sobretodas las cosas, y hago incapié en esto: "su corazón de gigante".

El pueblo de Negreira es muy afortunado de contar con usted que además del apoyo y los desvelos que usted le dedica, fomentando la industria, la construcción, el bienestar social, también a través suyo tiene proyección internacional. Desde esta humilde página web, mi muy querido amigo, mis más sinceras felicitaciones.

 


powered by Web Player

Más información sobre el tiempo en Ribeira

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Bernardo Manuel Perez Bragaña